Publicado en

Propóleo como defensa y remedio de los resfriados de principios de año

El 2019 viene cargado de ilusiones, regalos y resfriados. Es inevitable. Las bajas temperaturas y otros muchos factores relacionados hacen que nuestras defensas estén más despistadas y dejen entrar esos ‘bichos’ que nos hacen estar mal. Hay varios remedios naturales, pero queremos destacar uno: el propóleo.

El propóleo es una sustancia resinosa que producen las abejas a partir de las yemas y cortezas de árboles como el pino, el abeto o el roble. La mezclan con cera, polen y secreciones salivares para luego construir, reparar y proteger su colmena para mantenerla libre de bacterias, gérmenes y virus.

En la Vida Natural Argentina señalan que si las abejas producen esta sustancia para defenderse de factores externos y proteger a su especie, eso es síntoma de que a las personas también les puede venir bien ante resfriados. De hecho, el propóleo supone una gran defensa frente a síntomas gripales, pero también constituye un buen remedio ante un caso de resfriado en estos meses de tanto frío en nuestra zona.

Extracción del propóleo

El propóleo está compuesto en su mayor cantidad por resinas y bálsamos. La cera de las abejas le sigue, pero también hay en él aceites esenciales, polen y otros minerales. Las agresiones múltiples a las que se expone nuestro cuerpo se frenan con propóleo gracias a la presencia de flavonoides, compuestos que favorecen a la defensa del organismo.

Anginas, gripe, amigdalitis… no importa la afección respiratoria, ya que el propóleo combate todas estas enfermedades, pero también va más allá. Es antiviral y refuerza el sistema inmune. Sirve como antibiótico natural y es antioxidante, ya que las vitaminas C y E forman parte de su estructura. Rebaja la inflamación y calma el dolor de garganta. ¿Qué más se le puede pedir?

En la Finca Ecológica explican que esta sustancia se puede tomar a través de diferentes vías. En formato líquido mediante jarabes o en formato sólido en caramelos o cápsulas, el propóleo no puede faltar en las casas donde hay personas propensas a resfriarse.